domingo, 24 de octubre de 2021

OTHER NEWS

 



sábado, 23 de octubre de 2021

jueves, 21 de octubre de 2021

UN IMPRESCINDIBLE POR SABOREAR


Maneras de estar vivo
La crisis ecológica global y las políticas de lo salvaje.
https://erratanaturae.com/product/maneras-de-estar-vivo/

Como editores, llevamos años publicando una suerte de canon del mejor «pensamiento salvaje». Pero si nos pidieran un nombre para entender el futuro del pensamiento ecológico, diríamos que hay que leer sin falta a Baptiste Morizot.

miércoles, 20 de octubre de 2021

MIÉRCOLES

Tengo muchos calderos al fuego, dice mi amiga A y yo estoy de acuerdo con ella. Siempre son más de los adecuados y al final siempre termina quemándose alguno. Madrugar con el gallo, café uno detrás de otro, dentista (hoy), papeleo, visita de obra, natación... Y eso sin poder encajar una hora para la comida. Menos mal que siempre está la música de fondo.
Franz Lehár, *Vilja-Lied. Maria Callas.

RESPETO

En el colegio y después en la universidad, algo que se absorbe casi sin querer es la capacidad de trabajar en grupo, de compartir. Es en esta etapa de la vida cuando conocemos -queremos y odiamos- a todo tipo de "compañeros"; ¿quién no ha conocido al que no te presta sus apuntes en alguna ocasión? haberlos, haylos, ¿o no?
> Ha sido punto o me llevo el balón, que es mío.
> No te presto la goma que me la gastas.
> ¿Mis apuntes? Haber ido a clase.
Para vomitar, sí, estamos de acuerdo. Gentuza.
Ya, adultos, estos personajes, más colegas que compañeros, pululan a nuestro alrededor y de ellos hay que guardarse -más ahora que se acerca Halloween-. La falta de respeto es su bandera, la sonrisa su cara y los puñales su arma. Ladinos, rastreros, tóxicos, serpentean por la superficie empozoñando todo aquello donde dejan sus babas. Hasta el aire se vuelve rancio.
Pero hay trucos, aquí van dos de ellos: 1) en vez de mirar a los ojos de esta gente, que gusta comunicarse sin levantar la vista, mejor hacerlo a las manos, es posible que lleven el puñal en alguna de ellas; 2) comprobar si la lengua es humana o viperina (aunque en estos tiempos de mascarillas la cosa pinta complicada).
En caso de posible envenenamiento, una ducha fría, pasear con el perro, hablar con un amigo o respirar el yodo del mar es un buen antídoto.

GRUBEROVA, RIP


Adiós a la soprano Edita Gruberova, la reina de la coloratura
Muere en Zúrich a los 74 años la legendaria cantante eslovaca, ídolo del Liceu.
https://www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20211019/obituario-edita-gruberova-12298111

Siempre se especula, investiga y se teoriza respecto de fórmulas adecuadas para preservar y ampliar públicos tan específicos como los de la música clásica y la ópera. Pero uno de los factores clave es, sin duda, el talento de los intérpretes. Nada mejor que una gran estrella para crear afición. Edita Gruberova así lo demostró sobre los escenarios, destacando sobre todo en la Ópera de Viena, en Múnich, en Zúrich o en el Liceu barcelonés, con cuyo público mantuvo un idilio durante cuatro décadas. La legendaria soprano de Bratislava (Eslovaquia), considerada ‘la reina de la coloratura’ y una de las más aplaudidas defensoras del ‘bel canto’ romántico, falleció el lunes 18 de octubre en Zúrich, según anunció la familia de la artista a través de un comunicado emitido por la agencia de la cantante.

Nacida el 23 de diciembre de 1946, Gruberova paseó su talento por los escenarios más importantes del mundo, lanzándose a la fama desde la Ópera de Viena, en la que debutó en la década de 1970 como Reina de la Noche de ‘La flauta mágica’ de Mozart, teatro en el que se despidió de los escenarios y en el que fue honrada con el título de miembro honorario y ‘Kammersänger’, reconocimiento que también le asignó la Bayerische Staatsoper de Múnich. Había debutado en su país como Rosina de ‘Il barbiere di Siviglia’ de Rossini en 1968, mientras que en el Liceu hizo su presentación en 1978 como Konstanze de ‘El rapto del serrallo’ de Mozart. A partir de entonces sus actuaciones en el Gran Teatre se sucederían para ofrecer gran parte de su repertorio, incluyendo una primera etapa con títulos como ‘La traviata’, ‘Lucia di Lammermoor’ o ‘Ariadne auf Naxos’, para posteriormente dar a conocer parte importante de su repertorio belcantista como la trilogía de las reinas Tudor de Donizetti y otros títulos de este autor, como ‘La fille du régiment’, además de las óperas de Bellini ‘I puritani’ o ‘La sonnambula’ y sin olvidar varios recitales y conciertos en los que causaba el delirio de sus incondicionales.

Sus actuaciones siempre dejaban huella. Su dominio técnico era absoluto, al igual que su pasmosa facilidad para emitir pianísimos, agudos y sobreagudos, para ornamentar con trinos, escalas y lo que hiciera falta, haciendo con su voz lo que quería y dejando a los aficionados fascinados ante sus dotes de virtuosa. A pesar de ser una soprano ligera de coloratura, sabía cómo llevarse a su terreno papeles concebidos para tesituras más centrales consiguiendo deslumbrar incluso con papeles ‘a priori’ nada aptos para ella, como sucedió con su ‘Norma’, título de Bellini que incorporó a su repertorio ya en los últimos años de trayectoria. Para la historia del Liceu quedarán aquellas veladas en las que los liceístas no la dejaban marchar del escenario con sus ovaciones una vez acabada la función: con su ‘Maria Stuarda’ de 2003 alcanzó el récord local llegando a los 25 minutos de aplausos. Contribuía de esta forma a mantener al coliseo catalán en la élite del 'belcantismo', en la huella de Montserrat Caballé.

Formada en su país natal, Edita Gruberova comenzó su carrera después de ganar el Concurso de Canto de Toulouse (Francia) para posteriormente instalarse en Viena. Desde allí, siendo miembro de la compañía, fue invitada a cantar en los principales teatros y festivales de Europa, Asia y América, conquistando a todo tipo de audiencias. Trabajó con los más grandes directores musicales y de escena de su época llevando al disco una treintena de títulos para importantes sellos, aunque a partir de 1993 solo lo haría para la casa discográfica que ella misma contribuyó a fundar.

En 2019 decidió retirarse de los escenarios después de una carrera legendaria y plagada de éxitos.
Edita Gruberova, Los Cuentos de Hoffmann.
*Doll song.

ACEPCIÓN 7


tostón

De tostar.

7. m. coloq. Tabarra, lata.


Anoche ópera en la calatravada de Santa Cruz de Tenerife, "La casa de Bernarda Alba". Ópera corta en tres actos (1:40h) de Miguel Ortega con libreto de Julio Ramos basado en la lorquiana obra de teatra. Los cantantes bien, en general, algunas con más voz que otras; puesta en escena muy digna e impactante, la orquesta tan bien como siempre, la historia maravillosa y dura, puro Lorca. 
¿La ópera? Pues eso mismo, un tostonazo.

martes, 19 de octubre de 2021

CAPITÁN

¡Oh Capitán, mi Capitán!
He tenido la suerte de visitar en diferentes estaciones el Yosemite National Park, en California, nombrado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1984. En verano, en otoño, nevado... Maravillosa experiencia con la naturaleza.




CRAZY WEATHER

No me sorprendería que aún hoy alguien diga que el tiempo no está cambiando, la capacidad de sorpresa casi sigue completa, visto lo visto. Hace un par de días comprobaba en el termómetro de la farmacia que, a una hora temprana, disfrutábamos de 12°; octubre, pensé, qué rico. Hoy, pasado el meridiano del romano octavus, de vuelta al calor, 22° de nada, sin que haya amanecido. Unos díran "el tiempo está buenísimo", para otros no llega el frío ni regalado: ante el mismo hecho dos reacciones opuestas, he aquí nuestra idiosincrasia. Si el tiempo está loco -ya casi estamos en noviembre y el frío y la lluvia brillan por su ausencia-, nuestra política, o más bien nuestros políticos, parecen cojear del mismo pie, no escogiendo el mismo color del cristal para mirar la realidad por mucho que la sociedad demande menor crispación. Baste un ejemplo, las palabras de Otegui de ayer sobre el sufrimiento innecesario del terrorismo en el País Vasco, a colación de la conmemoración del décimo aniversario de la disolución de ETA. Para unos un paso adelante hacia la conciliación y el perdón, para otros una tomadura de pelo que da asco. Ya se sabe, nada es verdad ni es mentira...
Sí parece, en cambio, que después de un mes desde la erupción del volcán de La Palma que no cesa, como el rayo, todos nos solidarizamos con la isla esperando que esta pesadilla termine. Menos es nada.
The Irrepressibles, *In this shrit.

lunes, 18 de octubre de 2021

...QUE SON DOS DÍAS

 

FAUNA

Conducir de madrugada tiene sus ventajas -las calles y las carreteras están desiertas- y sus peligros, estos últimos en forma de fauna normalmente. Hay que ir muy pendiente de no atropellar a gatos, perros, ratones, ratas y algún pájaro despistado sobre la calzada. Una madre con sus gatitos jugando bajo la luz de una farola, escondidos entre las plantas de una jardinera en la puerta de un almacén, un podenco desorientado que me parte el alma, una rata que rauda cruza de un margen a otro y hasta una coruja sobre un poste que me mira con cara de inteligente. Vivir en el campo es lo que tiene.
Sting, *Fields of gold.

domingo, 17 de octubre de 2021

OTHER NEWS




CAFÉ NEW YORK


Visitamos Budapest en un tiempo que no volverá, años ha. Ciudad impresionante, imperial, donde recuerdo se comía muy bien y barato. En una de los paseos, éste programado, visitamos el NEW YORK CAFE, espectacular, al que llaman el Café más hermoso del mundo. No sé si el más, pero desde luego era una maravilla. Allí nos sentamos a saborear un café los tres, como las hijas de Elena.

MI VISITANTE


Un gato del barrio al que le gusta descansar en mi jardín y al que alimentan mis vecinos (espero).

LIBER, LIBRI


Poesía eres tú, dice el poeta, ¿y quién osaría llevarle la contraria a Gustavo Adolfo? Por otro lado, Nana Kwame dedica su libro de cuentos Friday Black a su madre con estas preciosas palabras: "¿Cómo puedes estar aburrido? ¿Cuántos libros has escrito?" (su madre dixit). Difícil decir tanto en tan poco.
He tenido la suerte de crecer en una familia interesada por la cultura, la poesía, la literatura, el cine, la música. Todo fue calando en mi hasta llegar a sentir, como lo haría el ciego en Granada, la pena de no poder vivir más años para leerlo todo, escucharlo todo, verlo todo; vaya una desfachatez, sí, desafiar así a las leyes de la naturaleza. Con la guerra perdida de antemano vamos saboreando poco a poco lo que se nos ofrece, una biblioteca y un jardín, el todo para Cicerón, a lo que yo añadiría familia, amigos, música y un perro. Con esto se cierra el círculo, no necesitamos más. Tiembla isla desierta, ¡allá voy!
Disfruté ayer, disfrutamos todos, de un estupendo, ameno y participativo comienzo del curso sobre lectura y escritura creativa (vaya una genialidad). Salí felizmente orgulloso de poder haber pertenecido al selecto grupo de alumnos de Nabokov, coincidiendo con éste en lo que debe tener un buen lector. Frivolidades históricas aparte, la experiencia me resultó muy enriquecedora, una iniciativa digna de alabar que ha tenido "CulturaliaS", asesoría lingüística y escuela de formación en Escritura y Humanidades, impartida en la Casa de la Cultura de La Esperanza.

sábado, 16 de octubre de 2021

FRIDAY BLACK


Nana Kwame Adjei-Brenyah, "Black Friday".
Edi. Libros del Asteriode

BY MORGAN

 

jueves, 14 de octubre de 2021

RAE

 

HUMOR, REMEDIO INFALIBLE

 

25H Y MÁS

Suelo escribir recurrentemente sobre las horas del día, que nunca son suficientes para mi. Siempre pierde alguien, o mi vigilia o mis horas de sueño o yo mismo, al fin y al cabo. Muchas noches llego a la cama exhausto y hasta sorprendido por lo tarde que se me ha hecho entre una cosa y otra. Si trabajo por la tarde porque estoy agotado, si me lo he tomado con calma porque nunca hay tiempo para hacer todo lo que hay pendiente; si duermo algo de siesta porque no me ha dado sueño y, si he permanecido despierto porque se me caen los ojos. O sea, nunca llueve a gusto de todos o, también podría servir, el que no se consuela es porque no quiere.
Conferencias sobre Medio Ambiente, charlas sobre escritura creativa, ballet, ópera, conciertos de la Sinfónica, exposiciones, lectura pendiente, café con amigos, deporte incipiente... mens sana in corpore sana
Los fines de semana se convierten en la joya de la corona, ya sea para culminar las tareas pendientes o, por el contrario, dedicarse al hedonista placer de no dar ni golpe. ¡Qué placer!
La vida se convierte por momentos en un baile griego, más rápida cuanto más lenta.
Mikis Theodorakis, *Horos Tou Zorba.

miércoles, 13 de octubre de 2021

¿A QUÉ ESPERA ESPAÑA?

El presidente de los obispos españoles, Juan José Omella (centro), el secretario general, Luis Argüello (izquierda), y el vicepresidente, Carlos Osoro, en febrero tras una audiencia con el Papa.LAURA SERRANO-CONDE (EFE)

Iglesia y pederastia: ¿a qué espera España?
El Estado es el instrumento para investigar los casos de pederastia que se niega a abordar la Conferencia Episcopal. La diferencia abismal entre la Iglesia francesa y la española: esta se niega a investigar los abusos del pasado. “Son dos actitudes distintas: una es proactiva y la otra, cobarde”, acusan las víctimas, que achacan la postura de obispos y órdenes religiosas a la pasividad de la sociedad civil y de los católicos de base.
https://elpais.com/opinion/2021-10-13/iglesia-y-pederastia-a-que-espera-espana.html

Pese a preservar el secreto de confesión, la Iglesia católica francesa ha actuado de forma enérgica para abordar el dramático agujero negro de la pederastia en su seno, Por contraste, hace más insostenible todavía la actitud de otras jerarquías eclesiásticas, como la española, que se resisten a reconocer su responsabilidad directa en los daños causados. Por propia iniciativa, la Conferencia Episcopal francesa encargó una investigación a una comisión independiente que ha podido trabajar sin cortapisas. Los datos del informe emitido son abrumadores: al menos 216.000 menores fueron víctimas de abusos o violencia sexual entre 1950 y 2020 por parte de más de 3.300 sacerdotes y religiosos, pero la cifra se eleva hasta 330.000 si se cuentan los cometidos por personas laicas que colaboraban con sus instituciones.

Nada permite pensar que la situación en España pudiera haber sido distinta durante los años en los que la Iglesia tuvo un papel determinante y omnipresente en la educación. Desde que en 2002 el diario The Boston Globe destapó el primer gran escándalo de pederastia en la Iglesia de Estados Unidos se han sucedido las revelaciones y las investigaciones. En algunos casos, como Francia o Alemania, han sido las propias conferencias episcopales las que han iniciado las investigaciones. En Bélgica ha sido iniciativa del Parlamento, y en otros, como Australia o Irlanda, del Gobierno. España es, junto a Italia y Portugal, el país donde mayor resistencia muestra la Iglesia a esclarecer la verdad. Tampoco el Estado ha hecho nada hasta ahora para que se investigue de forma más rápida y segura.

Según los datos disponibles, la proporción de sacerdotes o religiosos implicados en abusos oscila entre el 4% y el 7% del total. La simple extrapolación de esas investigaciones a España predice un panorama de impunidad del que solo ha salido a la luz una ínfima parte. La actitud de la Conferencia Episcopal ha sido siempre tan negacionista como obstruccionista. No solo perpetúa así la vejación sufrida por las víctimas, sino que también desobedece el mandato del papa Francisco. Sus instrucciones de colaboración y transparencia fueron muy precisas y ha vuelto a señalar de forma reciente su vergüenza por “la larga incapacidad de la Iglesia” para afrontar esta cuestión. Salvo algunos obispados y unas pocas órdenes religiosas, la máxima jerarquía española sigue sin querer ver y escuchar, haciendo ostentación de una indiferencia profunda y cruel.

Al permitir y en muchos casos encubrir los abusos, la Iglesia católica traiciona la confianza de las familias que han puesto una parte de la vida de sus hijos en sus manos, y también ha traicionado la confianza del Estado, que le ha concedido el privilegio de intervenir en su educación. El resarcimiento en estos casos no existe ni el daño puede cuantificarse de ningún modo: nada reparará el dolor causado, pero es indispensable la investigación de una herida colectiva que sigue ahí y que nadie ha querido abordar de forma clara y persistente. Lo merecen las víctimas y solo el Estado puede ser su auxilio. El informe emitido en Francia contiene cuarenta y cinco recomendaciones. Es un ejemplo de conducta independiente y rigurosa que sin duda animará a rectificar la desidia con la que en nuestro país se ha abordado ese sangrante problema.

EMOCIONA

Hujjat, junto a dos de sus hermanas, en el piso de acogida donde viven en Andalucía.
(by Juan Carlos Toro)

Hujjat, el joven refugiado afgano que consiguió billete para una vida mejor gracias a sus compañeros de clase españoles: “España tiene que aprovechar el talento de los que vienen”
El Gobierno trabaja en facilitar el empleo y la homologación de títulos de los cientos de acogidos tras su evacuación desde Afganistán.
María Martín. 13 de octubre de 2021
https://elpais.com/espana/2021-10-13/hujjat-joven-refugiado-afgano-espana-tiene-que-aprovechar-el-talento-de-los-que-vienen.html

Nadie se atreve a precisar cómo el nombre de Hujjat, un afgano de 23 años, acabó en una lista que lo sacó de Kabul con destino a Torrejón de Ardoz en un avión militar español. En aquellos días de caos de mediados de agosto, mientras los talibanes avanzaban sobre Kabul, fueron muchos los que movieron hilos para que los nombres de sus conocidos, colaboradores o amigos de amigos se escribiesen en salvoconductos para poder escapar. Hujjat jugaba con una ventaja. Había estudiado un año de Odontología en Santiago de Compostela en 2017 y sus compañeros de clase se volcaron en ayudarle a huir.

La campaña de recogida de firmas que organizaron sumó casi 53.000 apoyos, su historia empezó a salir en la prensa y pasó a hacer tres o cuatro entrevistas por día. Al final, su nombre, los de sus cuatro hermanos y hermanas, el de su cuñado y el de un sobrino de dos años acabaron en una de esas listas con las que España sacó de la capital a más de 2.000 afganos. Quedaron atrás sus padres, a los que no sabe si volverá a ver.

Un mes y medio después de que Hujjat y su familia, vestidos con prendas rojas y amarillas, atravesaran con un puñado de maletas y mochilas aquel canal de aguas fecales que rodeaba el aeropuerto de Kabul, empiezan a acostumbrarse a su nueva vida. Viven en un piso luminoso y amplio, en una ciudad andaluza que prefieren no revelar. Los zapatos permanecen en la entrada y en las paredes han pegado post-it con palabras en castellano que aún les cuesta pronunciar.

El joven cuenta su historia con sobriedad, en perfecto español y sin un atisbo de drama. “Cuando supimos de la toma de la ciudad [por los talibanes] estábamos muy preocupados y nos reunimos todos en casa”, recuerda. “Le dije a mi padre de marcharnos y me dijo que no íbamos a ningún sitio. Él es líder de mucha gente, fue diputado 13 años y quiso quedarse a ayudar”.

La familia de Hujjat es hazara, una minoría étnica chií perseguida históricamente tanto por talibanes como por el Estado Islámico, que profesan de forma radical el sunismo, la otra gran corriente del Islam. “Somos el grupo más amenazado, por nuestra etnia y nuestra religión. Para nosotros, juntarnos en una multitud para una manifestación o un culto siempre nos lleva a pensar en una explosión”, mantiene. El pasado vienes, sin ir más lejos, un atentado que se atribuyó el Estado Islámico en una mezquita chií del norte del país dejó al menos medio centenar de muertos. Al aterrizar en Torrejón, Hujjat cuenta que sintió paz y libertad. Suspira por primera vez cuando lo recuerda. Él no quiere volver a Afganistán, ni siquiera de visita: “Nunca lo he sentido como mi país y para mí ahora Afganistán son solo mis padres”.

Aunque mantenía sus vínculos en Santiago de Compostela y cuando volvió de su intercambio tenía claro que quería marcharse de Afganistán, España no estaba en sus planes. En aquel momento, además, ni siquiera sabía que el país acabaría teniendo el protagonismo que ganó con la evacuación de cientos de sus compatriotas. El caos y la angustia se precipitaron en cuestión de días, también la atención mediática.

Hujjat comenzó entonces a recibir mensajes de sus compañeros de clase preocupados por él. A la campaña que acabaron impulsando se unieron periodistas y abogados que hicieron gestiones para incluirlo en las listas aunque no fuese colaborador del Gobierno español. Por fin le llegó un correo electrónico de la embajada confirmando su evacuación, pero pasaron días hasta que logró subirse al avión con sus familiares. “La situación en el aeropuerto era horrible, había muchísima gente, no encontrábamos la puerta y pasamos un día allí sin dormir. Agradezco mucho lo que hicieron los militares españoles por nosotros”, afirma.

De los 1.700 afganos que conformaban el cupo que España se comprometió a acoger y que pidieron asilo en la misma base de Torrejón, cerca de 400 han renunciado a su plaza, según la Secretaría de Estado de Migraciones. No se les ha seguido la pista, pero seguramente se habrán marchado a otros países europeos donde tienen parientes o conocidos. “Yo ayudé con la traducción tanto en Kabul como en Madrid y las familias me decían que no querían quedarse en España porque no había oportunidades de trabajo. Es una pena”, lamenta Hujjat.

Las 1.300 personas que, de momento, han decidido permanecer en España protagonizarán un proyecto piloto con el que el Ejecutivo quiere evaluar cómo el sistema español favorece o no el arraigo de los solicitantes. El Gobierno tiene bastante claro que todos los afganos recibirán el estatus de refugiado, el máximo reconocimiento de protección internacional, y considera que debe hacerse un esfuerzo extra en sus itinerarios de inclusión. En una iniciativa inédita, Migraciones ha creado un grupo de trabajo específico para conocer mejor al colectivo ––profesiones, idiomas que hablan, estudios...–– y poder así cruzar los perfiles con las ofertas de becas, formación o empleos que han estado llegando las últimas semanas.

Hujjat aplaude la idea y ya se ha ofrecido oficialmente a ayudar. “España tiene que ser inteligente y aprovechar el talento de los que vienen”, defiende. Entre esos 1.300 afganos que permanecen en diferentes provincias españolas hay cerca de 700 adultos. Un 33% tiene estudios secundarios y un 44% fue a la universidad. Hay ingenieros, profesores, administrativos, traductores, directivos de administración pública, aunque también conductores, militares, peones de obra o cocineros. Hujjat cursaba en Afganistán el último año de Ondontología, su hermana mayor es médica y la mediana y otro hermano estudiaban para ser economistas. El menor de los hermanos cursaba sus estudios secundarios. “Nuestra prioridad ahora es o terminar los estudios u homologar nuestros títulos”, mantienen.

Homologar los estudios cursados en el extranjero suele ser un trance burocrático para los inmigrantes que puede arrastrarse años, pero en el caso de los afganos habrá facilidades. Según fuentes del Ministerio de Universidades, se van a acelerar los trámites de homologación de sus títulos en coordinación con los ministerios de Exteriores, Interior e Inclusión. Es también una iniciativa inédita al enfocarse en una única nacionalidad, aunque se hizo algo parecido durante la etapa más critica de la pandemia con médicos y enfermeros extranjeros. “Desde el punto de vista de un refugiado creo que tenemos que devolver parte de lo que recibimos del país que nos recibe”, razona Hujjat. “Y, desde el punto de vista del Gobierno, creo que tiene sentido que busquen cómo aprovechar mejor nuestras habilidades”.

LA X

Otras de mis costumbres ¿manías?, por otro lado de esas que no le hacen daño a nadie, es marcar con una X cada día en el calendario, además de ir apuntando en él las previsiones de citas, las tareas confirmadas, las fechas de las entradas para el teatro, viajes, etc. Los códigos son aleatorios y hasta anárquicos, pero dan al calendario de sobremesa ese aspecto colorido como si de una pintura de arte contemporáneo se tratara: líneas rectas, cuadrados amarillo fosforito, letras de tinta azul, bordes verdes o rosa, flechas, borrones, círculos, anotaciones en lápiz al margen... Lo mejor, siempre, la gran mancha amarilla que indica los días de vacaciones, que aparece poco, pero que es como la brisa frente al mar.
Una vida marcada en una hoja de papel. 
Michael Bublé, *Feeling good.

martes, 12 de octubre de 2021

S. TRES

  1. Ponerme en modo AHORRO absoluto.
  2. Volver a nadar.
  3. Continuar por el camino del samurai.

ENTRE LÍNEAS

Entretenido he estado un rato esta mañana investigando en el apasionante mundo de las librerías de segunda mano online. Busqué ayer con interés el cómic "Persépolis" en mi biblioteca y no lo encontré, lo que significa que posiblemente lo presté y nunca me lo devolvieron, cosa bastante común. Así, buscando con calma, he encontrado no sólo la novela gráfica que buscaba sino "Persépolis 2", de manera que el resultado ha sido redondo, y con una inversión bajísima; claro que también he descubierto que la saga sigue hasta un cuarto volumen.
Hoy también he comenzado una nueva novela de título sugerente y excelentes críticas: "El bosque sabe tu nombre". Esta manía nada recomendable de leer varios libros al mismo tiempo -les prometo que no me vuelvo loco y que, al abrir cada uno de ellos, logro volver a sumergirme en él sin mayor problema-, hace que ahora ante con tres: junto a la mencionada novela de Alaitz Leceaga, el primer tomo de "Dragonball", que empecé durante mis vacaciones y que saboreo (mi amigo S me recrimina mi lentitud lectora), escrutando cada página como si de un jeroglífico se tratara y que estoy apunto de terminar y ya con ganas de comenzar el siguiente; y la última de Julia Navarro, "De ninguna parte", que transcurre entre El Líbano, París e Israel. 




 

lunes, 11 de octubre de 2021

ELM STREET

Llevo esta última semana tres pesadillas, que me parece un ratio alto, tres en siete noches. Lo más raro es que no sólo han sido muy vívidas sino que aún me acuerdo de ellas. La peor, la primera, justo cuando llegué de mi viaje vacacional, logró que me despertara con ansiedad y desasosiego, pero feliz al darme cuenta que se trataba únicamente de un mal sueño. La segunda, una absurda discusión con el vendedor de electrodomésticos en un centro comercial y la última, anoche, una discusión con una compañera de oficina por algún tema irrelevante que no recuerdo. No sé si debo esperar que se me aparezca finalmente Freddy Krueger.
Maurice Ravel, *Bolero.

domingo, 10 de octubre de 2021

 

2+2

Las vacaciones son necesarias, sin duda. Desconectar se hace imprescindible para poder recargar pilas, que diría el tópico. Pero la verdad es que recargar, recarga uno. Volver a la oficina se torna duro; volver a cargar la piedra de Sísifo, no por desconocido el camino, cuesta. Y mucho.
Hemos llegado a un punto donde las injusticias profesionales están a la orden del día: sueldos bajísimos, incomprensiblemente desproporcionados entre unos y otros puestos; responsabilidades que descompensan la balanza, innecesario estrés, presión eterna, judicialización, miedo, desinterés por el administrado, nula asertividad, mediocridad, ineptitud, ineficacia, impunidad, desvergüenza, vergonzoso teletrabajo y más. 
¿La solución? 2+2.

EL APAGÓN


Tiempo atrás, quizá ya mucho antes, un apagón era un apagón. ¿Quién no recuerda noticias sobre Nueva York a oscuras? la leyenda urbana del aumento de la natalidad, el caos total en las ciudades tenebrosas, etc. Se echaba mano de las velas, farolitos, linternas, para sobrellevar como cada cual podía la falta de luz. Yo viví uno, durante una semana, a consecuencia de la tormenta ¿Delta? que asoló Tenerife hace algunos años.
Hoy parece que las cosas han cambiado, incluso el significado de las palabras. Ahora un apagón parece serlo informático, de las redes, como ocurrió la semana pasada con Facebook, Whassap e Instagram, las joyas de la corona de Zuckenberg. El rey ha muerto, larga vida a Telegram y a Twitter. Unas horas sin mensajería ni redes sociales y los periódicos dale que te pego "al apagón" ocurrido como si no hubiera un mañana. Entrevistas a los usuarios para conocer su reacción y, al nivel de la pregunta tal nivel de respuesta. Estupideces, una tras otra, acerca de lo ocurrido como si de la 3ª Guerra Mundial se tratara. Todo por unas horas en las que no fue posible subir la foto de turno a Instagram o a Facebook, sin poder comentar ésta o aquella cosa por Whassap.
¡Tío! ¿te has enterado! ¡no hay Whassap!.. Puedo morir. 
No caerá esa breva.