martes, 15 de noviembre de 2016

VINO A VERME

Sobre la última película de Bayona he escuchado casi de todo, que si es muy aburrida, muy lenta, magnífica, no paré de llorar, etc. Estaba intrigado, lo reconozco, así que ayer por la tarde, después de salir al supermercado a pertrecharme de un par de cosas me regalé la película en los Yelmo de La Orotava. Éramos cuatro gatos en la sesión de las 18:15 y en un momento estaba completamente sumergido en la historia que me contaba. La pregunta es ¿me gustó? Fácil respuesta, mucho. El cine de J. A. Bayona es precioso, tiene clase, feeling que dirían los americanos, duende los flamencos, te toca, te llena. La película es dura porque el tema lo es, pero al mismo tiempo es optimista, no cae en la autocomplacencia ni es condescendiente ni tópica ni previsible, al contrario, véase si no las historias que le cuenta el monstruo al niño, por cierto magnífico. Un 10 al casting, pocos y muy buenos, excelente música, exteriores y una historia muy bien filmada y contada. Vale la pena, no lo duden.