lunes, 28 de noviembre de 2016

LA REINA DE ESPAÑA


¿Qué es el cine? ¿para qué vamos al cine? ¿qué esperamos de una película? Todas estas preguntas, innecesarias pero recurrentes, podríamos contestarlas con más o menos facilidad, ¿no les parece? No todo ha de ser cine trascendental, ni profundo, vale casi cualquier cosa porque el quid está en entretener, al menos esa es mi visión. Si, además, está bien contada la historia, la fotografía es magnífica, así como el guión, los actores, etc., el disfrute es enorme.
He aquí la estúpida y mojigata campaña contra la última película de Trueba "La reina de España", todo sea por la gloria de la patria, ¡españoles somos!, y ante unas desafortunadas, o no, declaraciones del director acerca de su españolismo. Lo importante es boicotear una película porque su director no se siente contento de ser español, no que esa misma gente de golpe en el pecho sea la que vote a un corrupto porque lo importante es sentirse español, la patria ante todo, da igual que roben algunos, ¿no lo se ha hecho siempre? Esta película, rodada dieciocho años después de "La niña de tus ojos", es divertida y muy entretenida, al más puro estilo de la comedia española de siempre, donde los actores están geniales y con un gran número de guiños a la España que fue, al cine español y al americano, a sus mitos. Una visión de la terrible posguerra al más puro estilo de Roberto Bellini donde lo trágico se puede ver a través de la comedia. No sólo no le haré caso al boicot que se le pretende hacer, sino que la recomendaré encarecidamente a todos aquellos que quieran pasar un rato divertido viendo una película. En cualquier caso, ¿qué más da lo que piense Trueba de su españolismo?