martes, 22 de noviembre de 2016

I♥NY

El campo de béisbol de Central Park se convierte cada año en una pista de patinaje adonde ir simplemente a pasar el rato, ver patinar y disfrutar de las vistas de la pista y del skyline de esa esquina del Parque. Hace algunos años estuvimos con Pacote y Gloria y ellos, tanto Pablo como Pacote, sí se animaron a patinar; yo no, con buen criterio. Siempre tengo la precaución de no tentar al diablo con alguna lesión que a) te estropee el viaje, b) te arruine si tienes que ir a un hospital. pero da igual, patines o no, darse un paseo por Central Park bien abrigado para terminar apoyado en la barandilla viendo, desde lo alto, la pista de patinaje es algo que no te debes perder si estás en Manhattan en invierno.