domingo, 13 de noviembre de 2016

HONG KONG, SINGAPORE, SPAIN

Por fin una buena noticia, aunque aún podría ser mejor: España tiene la tercera sanidad más eficiente del mundo, y por esto debemos enorgullecernos todos. Claro que los políticos siguen erre que erre con sus falacias respecto a la Seguridad Social y su supuesta gratuidad; ¿gratis? no, no, la pagamos cada españolito con lo que nos descuentan de nuestros sueldos todos los meses. O sea, la pagamos desde que empezamos a cotizar, anticipadamente. aún así, bien pagada sea pues.  
España cuenta con el tercer sistema sanitario más eficiente del mundo
Según el ránking de Bloomberg, nuestra sanidad, con un coste per cápita de 2.419 euros, sólo se encuentra por detrás de las de Singapur y Hong-Kong, dos sistemas privados. El sistema sanitario estadounidense, principalmente privado, es el número 50 de un ránking de 55 países y tiene un coste de más de 8.500 euros por cada ciudadano.
POR IÑAKI ETXARRI. 29/10/2016 - 15:59

Hace unos días que se publicó el Bloomberg Health Care Efficiency Index,  que mide la eficiencia de los sistemas sanitarios bajo tres parámetros: Esperanza de vida, gasto en salud per cápita y peso relativo del gasto sanitario sobre el PIB y nos llevamos una agradable sorpresa, ya que de los 55 países que aparecen en el ránking, España figura en la tercera posición frente la octava posición que ocupaba el año pasado.
Todo es mejorable en la vida, pero aparecer en las primeras posiciones de un ránking en algo tan importante cómo la salud sin duda es esperanzador. En la cola del ránking, en la posición 50, esta los EEUU. Sólo Jordania, Colombia, Azerbaijan, Brasil y Rusia puntúan peor que los EEUU.
Las diferencias entre España y los EEUU son notables. Con una esperanza de vida bastante superior el coste sanitario per cápita en España está en los 2.658 dólares por persona (2.419 euros) y en los EEUU (una sanidad mixta público-privada) se dispara a los 9.403 (8.558 euros). Los dos sistemas que alcanzan el primer y segundo lugar son los de Singapur y Hong-Kong, ambos enteramente privados.
No sale muy bien parada Colombia, con una esperanza de vida baja y un coste sanitario por persona de 569 dólares. Y quedan en buena posición Chile y Argentina con costes sanitarios por persona de 1.137 y 605 dólares, pero buenos niveles de esperanza de vida.

No todo es la esperanza de vida
Obviamente que el sistema sanitario no lo es todo para determinar la esperanza de vida. Factores genéticos, culturales, de alimentación y ambientales tienen una influencia importante. Veremos si países como España, que ya hace algunos años han superado a los EEUU en niveles de obesidad infantil, podrán mantener los altos niveles de esperanza de vida que tenemos hoy.
El reto ahora para España, que en 2014 se precipitó hasta el puesto número 14 de esta oficiosa clasificación sanitaria, es mantenerse en esa tercera posición y seguir escalando puestos, y para ello tendrá que lidiar con tendencias que padece el Sistema Nacional de Salud (SNS), como pueden ser el envejecimiento de la población, la cronicidad y la constante evolución de los avances tecnológicos y científicos.

Los recortes nos han hecho ganar en eficiencia
Aunque parezca un contrasentido, los recortes en gasto que desde el año 2009 ha sufrido nuestra sanidad pública, no le han sentado tan mal como pudiera parecer. El sistema sanitario español, a juicio de Bloomberg logra resultados análogos a los de otros sistemas sanitarios, pero con costes bastante menores.En 2.009 éramos octavos en el ránking, en 2014, decimocuartos, y ahora, en 2016, nuestra sanidad es la tercera más eficiente del mundo.  Así pues, mismos resultados que antes de la crisis, pero destinando menos recursos (más eficiencia).
No en vano, el gasto público en sanidad alcanzó en 2009 su máximo de 1.630 euros por español, mientras que en 2014 había descendido a 1.400: un recorte nominal del 14% que, unido a la tasa de inflación del 7,6% durante ese mismo periodo, nos lleva a un recorte final de alrededor del 20%.
Así, la esperanza de vida al nacer de los hombres ha pasado de 78,6 años en 2009 a 79,9 en 2015; a su vez, la esperanza de vida al nacer de las mujeres se ha incrementado desde 84,7 años en 2009 a 85,4 en 2015. Asimismo, la esperanza de vida con buena salud (número de años que podemos disfrutar con buen estado de salud) se incrementó desde 63,1 a 65 en el caso de los hombres y de 62,1 a 65 en el caso de las mujeres. Igualmente, el porcentaje de personas que sufren graves limitaciones en su vida diaria se ha reducido desde el 5,6% en 2009 al 5,1% en 2015. Acaso el único indicador que empeora con respecto a 2009 sea el de morbilidad crónica, esto es, el porcentaje de personas con problemas de salud de larga duración: en este caso, aumenta del 30,2% de la población en 2009 al 32,7% en 2015.