martes, 22 de noviembre de 2016

LA PICA EN FLANDES

Como arquitecto, pero más como ciudadano normal y corriente, me escandaliza el sinsentido de tantos políticos en gastar el dinero del contribuyente (que dirían en las películas americanas) en obras faraónicas para que estos dejen su impronta en la historia. Grandes edificios, auditorios, puentes, aeropuertos, etc., plagan el paisaje urbano de muchas ciudades en España. Aquí, en Tenerife, tenemos no sólo uno sino dos "Calatravas", el recinto ferial y el auditorio, convertido en símbolo de la ciudad. El auditorio, con nombre de unos de los Presidentes del Gobierno canario, fallecido, que rara vez acudió a un concierto pero que ve su nombre perpetuado por su partido político, nuestro PRI particular que, por otro lado, premia a sus ex alcaldes con calles y avenidas aunque estos estén vivitos y coleando. La suma es terrible: político + pica en Flandes.
Les dejo dos lecturas altamente recomendables.