lunes, 21 de noviembre de 2016

DOBLE SESIÓN

Escribía hace un par de días sobre estos pequeños placeres que nos ayudan a desconectar por unos momentos de la vida real: un buen concierto, una película, una cena con amigos, etc. El cine siempre es una buena idea, sobre todo si puede uno acercarse a una sala y sumergirse en su oscuridad que nada tiene que ver con ver la película en casa, por muy cómodo que resulte hacerlo sin moverse. Así, el cine de verdad, en pantalla grande, sigue siendo un placer y, además, si la película es buena mejor que mejor. Ayer domingo disfruté de algo que no hacía desde hace muchos años, la verdad es que no recuerdo cuándo había sido la última vez; doble sesión, por la mañana y por la noche. Al mediodía nos llamó un amigo y su novia y nos sumamos para ver "Animales fantásticos y dónde encontrarlos".
Siempre es un placer encontrarnos en Nuevas York, y más cuando se trata de una historia tan entretenida, otra vuelta de tuerca al más puro estilo Harry Potter. Impecables efectos especiales, imaginación y una historia amena y, repito, muy entretenida.
Por la noche decidimos ir a ver "La llegada", ciencia ficción con toques de realidad más que posible. El ser humano y su necesidad de creer que no estamos solos. Una película para pensar. Por cierto, siempre me llama la atención que las películas americanas no olvidan ridiculizar de alguna manera a la CIA o al ejército, siempre encontrarás en ellas a un soldado o mando del ejército realmente estúpido y a un miembro de la Agencia que es imbécil. Ésta no iba a ser menos.