miércoles, 5 de octubre de 2016

Y LA VIDA SIGUE

Hoy me reincorporé a mi trabajo después de estas dos semanas de vacaciones. Y ha estado bien, intensas horas pero bien. La cabeza es capaz de adaptarse en pocos minutos a la rutina y al rato parecía que nunca había estad fuera, salvo quizá por los saludos de mis compañeros. Me gusta acabar la jornada con la sensación de haber hecho un buen trabajo. Mañana más.