miércoles, 3 de agosto de 2016

UN EMOTIVO HOMENAJE



Asistí el domingo pasado, con mucho interés, al homenaje a D. Pedro Hernández en la Plaza del Adelantado de La Esperanza, el pueblo donde pasé mis primeros veranos de vacaciones con mi familia, el mismo donde paso gran parte de mi vida en los últimos años. Tenía interés por múltiples motivos, por la música, que me encanta, por el grupo que tocaba que, efectivamente, era muy bueno y así lo demostró y, sobre todo, por escuchar cantar a dos de los hijos de D. Pedro, Raquel y Airam, a los que había tenido ya ocasión de escuchar en la sala de cámara del auditorio de Santa Cruz en un magnífico concierto lírico hace un par de años. Muy buena temperatura, buen ambiente y muy buena música en definitiva.