jueves, 1 de septiembre de 2016

LONDRES


Hoy debía estar en Londres. Bueno, debía debía no, más bien hubiera querido estar en Londres: paseos por el High Park, Covent Garden, algo de música quizá... Este año sin vacaciones, aún, está resultando largo y complejo, con desánimo diría yo, aunque afortunadamente no llega a apagarse la luz del todo. Hoy es 1 de septiembre y como tal empieza la cuenta atrás para mis vacaciones, cortas pero igualmente merecidas, y para celebrarlo -ya se sabe que el que no se consuela es porque no quiere- tenía pedido un día libre para pasar este fin de semana en Londres. Finalmente no ha podido ser y estoy en casa sentado frente al ordenador, organizando y contestando correos pendientes, actualizando el blog, preparando un presupuesto, etc. Hoy me quedaré en casa, quiero trabajar un poco y por la tarde disfrutar de alguna de las series que sigo, posiblemente Fargo, 1ª temporada. El fresco ha vuelto y se hacen más agradables los días sin tanto calor; apetece sentarse en la terraza a almorzar, leer al aire libre, escuchar el bambú moverse, los pájaros. Las cosas simples de la vida. Ya, si logro por un día olvidarme de mis problemas sería el hombre más feliz del mundo. En todo caso, en casa se está muy bien (también).