viernes, 9 de diciembre de 2016

PREPARADOS, LISTOS, ¡YA!

Por varias razones pasé por la oficina esta mañana, a pesar de haber comenzado las vacaciones el jueves pasado. Llegué temprano, aunque no tanto como cada día. y aproveché para terminar algunos flecos que habían quedado sueltos. Después recogí a mi amiga Isa y nos acercamos al restaurante donde celebrábamos hoy el almuerzo corporativo de Navidad. Éramos pocos, todo hay que reconocerlo, pero estas comidas de hermandad siempre tienen un lado muy bonito, de reencuentro. Agradezco a los compañeros que lo organizaron y más cuando estuvieron pendiente de mi, por aquello de no comer carne; tenía frente a mi un enorme plato de corvina que no pude comer completamente. Un almuerzo agradable con buenos compañeros, así han dado comienzo oficialmente mis vacaciones navideñas.