viernes, 9 de diciembre de 2016

JOSE POR SÍ MISMO (SIN NINGUNA PRETENSIÓN)

EL CUESTIONARIO PROUST 
http://apliense.xtec.cat/arc/sites/default/files/Bolano_alumnat_Proust.pdf

Una de las maneras más habituales de presentar a un personaje en los medios escritos son los cuestionarios. Son un tipo de entrevista de personalidad basada en una lista de preguntas de respuesta breve. Estos cuestionarios derivan de un tipo de test, cuyo ejemplo más famoso es "el cuestionario de Proust". Se trata de un modelo en el que el entrevistado contesta a un formulario de preguntas ya preparado que se asemeja a un test psicológico, y cuyas preguntas están diseñadas para revelar su personalidad. El nombre proviene del escritor francés Marcel Proust (1871-1922). Este respondió por primera vez al cuestionario a los quince años, a requerimiento de Antoinette Faure, una compañera de juegos. A los veintiún años, volvió a contestarlo y lo tituló "Proust por sí mismo". Estos cuestionarios fueron una moda a finales del XIX y principios del XX. Están pensados para descubrir las inclinaciones, gustos y personalidad del personaje que lo responde. Este es el cuestionario que Marcel Proust respondió a los veintiún años: 

El rasgo principal de tu carácter (Le principal trait de mon caractère).
Adaptable.

La cualidad que prefiero en un hombre (La qualité que je préfère chez un homme ). 
Bonhomía.

La cualidad que prefiero en una mujer (La qualité que je préfère chez une femme). 
Bonhomía.

Lo que más aprecio de mis amigos (Ce que j’apprécie le plus chez mes amis).
Que me quieran tal como soy.

Mi principal defecto (Mon principal défaut). 
Incostancia.

Mi ocupación preferida (Mon occupation préférée). 
Leer, escuchar música, viajar...

Mi sueño de felicidad (Mon rêve de bonheur). 
Una casa con embarcadero en un lago con mis perras y la gente a la que quiero.

¿Cuál sería mi mayor desgracia? (Quel serait mon plus grand malheur?). 
Quedarme ciego, sordo. 

El país en el que me gustaría vivir (Le pays où je désirerais vivre). 
Me gusta España; no me importaría vivir en Nueva Zelanda, Irlanda, Estados Unidos...

El color que prefiero (La couleur que je préfère). 
Azul marino.

La flor que me gusta (La fleur que j’aime). 
Hortensia.

El ave que prefiero (L’oiseau que je préfère). 
Un jilguero (hay tantas).

Mis autores favoritos en prosa (Mes auteurs favoris en prose). 
Philip Roth, Joyce (y muchos, muchos más)

Mis poetas favoritos (Mes poètes préférés). 
Walt Whitman, Miguel Hernández, Antonio Machado...

Mis héroes de la ficción (Mes héros dans la fiction). 
Los justicieros.

Mis heroinas favoritas de la ficción (Mes héroïnes favorites dans la fiction). 
Las justicieras.

Mis compositores preferidos (Mes compositeurs préférés). 
Mozart, Sibelius, Tchaikovsky, imposible segir, sería interminable  la lista. 

Mis pintores favoritos (Mes peintres favoris). 
Turner, Caravaggio, Goya, Bacon, otra lista interminable.

Mis héroes de la vida real (Mes héros dans la vie réelle). 
La buena gente en general, todo aquel que sea solidario.

Mis heroinas de la historia (Mes héroïnes dans l’histoire). 
Golda Meir.

Mis nombres favoritos (Mes noms favoris). 
Armando, Avner, María.

Lo que odio sobre todo (Ce que je déteste par-dessus tout). 
La crueldad a las personas y a los animales.

Personajes de la historia que más desprecio (Personnages historiques que je méprise le plus). 
Hitler, Stalin y algunos más.

El hecho militar que más admiro (Le fait militaire que j’admire le plus). 
Las guerras, cuanto más cortas mejor.

La reforma que me parece más importante (La réfor:me que j’estime le plus). 
Todos los avances sociales de los dos últimos siglos: el voto de las mujeres, el divorcio, el aborto, el matrimonio igualitario, etc.

Como me gustaría morir (Comment j’aimerais mourir). 
Con salud, durmiendo.

Estado actual de mi espíritu (État présent de mon esprit). 
Preocupado, siempre preocupado.

Faltas que me inspiran la mayor indulgencia (Fautes qui m’inspirent le plus d’indulgence). 
La mentiras piadosas justificadas.

Mi consejo (Ma devise).
No me gusta dar consejos, pero ya que estamos: todo lo que no se da se pierde.